miércoles, 11 de mayo de 2011

Enamórate, engánchate a una persona hasta tal punto en que no puedas vivir un día sin saber de ella. Sufre, como una perra, como nunca sufriste antes.. llora, llora con ganas y quédate seca de lágrimas, desahógate, rómpelo todo. Desequilibra tu vida, cambia por momentos. Y desvívete, dalo todo. Pero todo, todo. Dalo todo sin miedos y espera ansiosa algo a cambio. Desilusiónate a veces, y vuelve a llorar. Y sufre otra vez como una perra, y aún así nunca te acostumbrarás a sufrir tanto, ni escarmentarás. Engánchate más a esa persona. Perdona. Arrástrate, déjalo todo por ella.. deja tu vida a un lado cuando se trata de estar bien con ella. Húndete, húndete y enfádate, y arréglalo. Y vuelve a enfadarte, porque sí. Un día tú, otro él. Y quiérele con todas tus fuerzas.. necesítale, échale de menos. Haz todo eso y hazlo siempre. Pero abrázale, consuélale y que te consuele. Bésale hasta quedaros tan pegados que el calor sea insoportable. Siéntele, y que te sienta; cerca. Tócale y que note que estás ahí, y que estarás siempre. Vive tu vida, pero vívela a su lado y que él viva por y para hacerte feliz. Haz todo eso y te garantizo que vas a llorar y sufrir, es inevitable. Cuando no estés sufriendo vas a estar en un estado de felicidad inmenso, eso también de lo garantizo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario