lunes, 2 de mayo de 2011

be strong.

Hacer como si no pasara nada por fuera, mientras por dentro te estás quemando viva. Eres consciente de que todo va mal, pero intentas no llorar, te recuerdas a ti misma que solo es una mala racha, que tu vida aún tiene sentido, que dentro de dos días volverás a ser feliz y que todo volverá a ser como antes. Pero mientras sabes que todo va mal, se te pasan cosas por la cabeza; A veces, te dan ganas de coger un cuchillo y cortarte las venas, de partirle la cara a alguien, de destrozarte los nudillos contra un mueble de tu habitación, de beber como un descosido para olvidar todo lo que te está pasando, o de tumbarte en la cama y dormir eternamente. Otras, solo quieres que alguien te escuche, pero ese alguien que antes era tu mayor confidente, tu doble, parte de tu alma; no está, se ha ido para no volver, ya no te escucha, ya no eres nada para esa persona. Te sientes solo, nadie te atiende como de verdad te gustaría, la gente te intenta ayudar desesperadamente, pero ninguno lo consigue. Como una herida abierta, en un accidente, y tienes que esperar a que lleguen los médicos, porque nadie más sabe curarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario