jueves, 24 de marzo de 2011

y que si me quedo contigo, es porque quiero.

Tengo un destino y nada por delante, subir escalones de una mente inalcanzable, piso un suelo firme que se convierte en arena, intento seguir hacia delante, es mi condena. Volveré, volveré, no sé ni cuando ni a qué, pero lo haré, sé que dos y dos ya no son cuatro, pero también sé que mañana estaré hablando en una habitación oscura con mi alma a solas, pidiendo perdón, escuchando romper las olas por un pecado que jamás cometí, viviendo anclado y atado por siempre a ti. Si mañana no amanezco coméntale al cielo que solo soy otro corazón de hielo, dile a la luna que siempre estuve al sol que no guardo rencor hacia los suyos, escribe en un diario todas mis reflexiones, quémalas y deja que el viento escriba canciones, déjame tan solo ser tu príncesa algún día, yo te prometo una tierra de fantasías, sueños que jamás serán borrados, ilusiones que no apagarán disparos, tanques, solo son recuerdos de ambición, guerras que solo son historias de ficción, vida son algo mas que papel, moneda y si perdemos esperanza y alegría ¿qué nos queda? Nada, no queda nada, solo un frío recuero y lágrimas en tu almohada.Dicen que sin luz no hay sombra, yo digo que día a día la vida es sombra, muero a cada instante sin saber a donde voy, resucito y sigo sin saber quien soy. No sé si existo o soy un ser inerte, si he de desfallecer o tengo que hacerme mas fuerte, no sé de donde vengo ni tampoco a donde voy, yo solo sé que no sé quien soy. Me siento triste y no tengo nada claro, siento un gran desamparo porque mi alma está en paro, no me conozco y no sé para qué vivo, invisible en un camino en el que siempre estoy perdido. No queda nada o queda todo, no sé y qué me importa pese a todo pequé y me pesa esta vida corta, aportando mas pena, la pena que ya sentí, suelo firme es la arena donde yo un día me hundí, donde descubrí que la magia no existe, aferrado a mi misma cada día estoy mas triste, volcada en tu ausencia me escondo en mi cueva, desconfío de este cielo porque puede ser que llueva, una palabra de ti no tuvo calor. Perdón por darte palabras que sí tuvieron valor, no se donde ando caminando entre personas, avanzando sin sentido en un mundo de coronas donde no me encuentro y todo son problemas, donde el sufrimiento vence a todo lo demás, afilo mis pezuñas, solo somos animales dependiendo de un cerebro que nos hace subnormales, harto de putos colegas y de zorras que son falsas, me acuesto en mi rencor con mi alma que esta descalza, quiero crear un camino que no lleve a ningún lado, ser libre de una vez en vez de estar siempre atado, de las alegrías nacen ilusiones que al fin y al cabo siempre terminan en canciones, canciones que son tristes y recuerdan soledad, canciones de este corazón que solo pide libertad, que yo no quiero banderas, tampoco falsas promesas, quiero un ‘te quiero’ sincero y sentirlo si me besas, yo no sé quien soy y me vuelvo a morir, eso básicamente es lo que yo llamo vivir, sentir en mi un sinfín de finales. El último de la fila al filo de jodidos planes, he tirado a la basura las sonrisas escritas, esos días en que la brisa de tu risa era infinita. Perdido en mi quiero ser parte del mar, aunque me harte de olvidarte nunca volveré a volar, sigo sin encontrarme donde estoy hoy por hoy, mi alma ausente sigue sin saber quién soy. No sé si existo o soy un ser inerte, si he de desfallecer o tengo que hacerme mas fuerte, no sé de donde vengo ni tampoco a donde voy, yo solo sé que no sé quien soy. Me siento triste y no tengo nada claro, siento un gran desamparo porque mi alma está en paro, no me conozco y no sé para qué vivo, invisible en un camino en el que siempre estoy perdida..

No hay comentarios:

Publicar un comentario