jueves, 10 de febrero de 2011

Es lo que hay.

Que nunca se te ocurra alejarme de ti con un pretexto tan típico como ese de que ′′no estamos hechos el uno para el otro′′, porque sabes de sobra que te quiero tanto que me recortaría en pedacitos, y con pegamento volvería a reconstruirme a tu medida... a tu justa medida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario