lunes, 31 de enero de 2011

Hoy, las ganas se van, las confusiones se quedan; los momentos permanecen pero los recuerdos desaparecen, a base de tiempo todo se cura, o todo se olvida; pero no es todo así, también hay lucha, ¿lucha? Sí, lucha, y luchar no es de ahora, luchar es de siempre, y lo esencial en la vida es el no permanecer inmóvil, no ser agente pasivo, reactivarse de donde nadie sabe que nos encontramos, aparecer de las "tinieblas", ver el túnel iluminado, no el dichoso final del túnel, sino el día a día.. los detalles.. Todos nos escondemos, a veces dentro de un "caparazón" o simplemente desaparecemos "del mapa", nos "dormimos", nos "quedamos pillados", y esto NO, no puede ser eternamente; todos merecemos la oportunidad de seguir en un mundo más o menos bello, más o menos injusto, más o menos circunstancial, pero como ya lo he dicho antes: REACTIVARSE, REACTIVARSE Y REACTIVARSE. Es la clave de este "juego". No tenemos otro final, el "The end" de nuestra película, la vida, está escrito.. y es el destino amigos, no tenemos nada que hacer contra él. Si ya lo dijeron hace tiempo..
"LA VIDA NO SE MIDE POR LOS MOMENTOS VIVIDOS, SINO POR LOS MOMENTOS QUE TE DEJAN SIN ALIENTO".
Y eso es lo que TODOS necesitamos, momentos únicos, momentos que nos dejen sin respiración, sin aliento... que nos ahoguen.. y nos hagan "revivir".
Por ese motivo renazcamos, no nos detengamos, divirtámonos y no nos derrumbemos... ya que lo último que mejor podemos hacer es sonreír, que al fin y al cabo es lo mas difícil de ver en estos tiempos que corren... una simple, volátil y sincera SONRISA.




A.A.A.

El amor, en cambio, es cuando no respiras, cuando es absurdo, cuando echas de menos, cuando es bonito aunque esté desafinado, cuando es locura... Cuando sólo de pensar en verle con otra cruzarías a nado el océano.


Quien inventó la ley, inventó la trampa.

A veces me gustaría escapar, escapar con tan solo cerrar los ojos y huir lejos, contar hasta diez e imaginar y soñar, y por unos minutos olvidar y dejar de lado todas las preocupaciones, aunque en realidad el amor está por todo y más por estas fechas, y si no me creéis tan solo mirad a vuestro alrededor, amor de madres, de padres, de amigos, amigas, novios, novias, amigos, amigas, primos, tios,... Pero bueno, supongo que todo el mundo sabrá que la felicidad siempre va unida a la tristeza, por el simple echo de que te importe una persona. Y por eso, cuando lo pasas mal, por ti, o por alguien que te importa o se te acumulan miles de sensaciones diferentes, me gustaría huir, cerrar los ojos y cantar una canción y después decir: uno, dos, tres, el pasado ya no está, ahora estamos en el presente y todo saldrá bien y abrir lo ojos. De vez en cuando, viene bien dedicarte un poquito de tiempo aunque sea cerrando los ojos.

jueves, 27 de enero de 2011

Los sueños, sueños son.

Nos olvidamos, ignoramos nuestros sueños, como si lo que soñáramos lo soñara otro. Algunos sueños nos dan miedo ¿por qué? Porque son deseos que vienen de un lugar profundo, desconocido, casi oculto para nosotros. Y sin embargo esos sueños hablan de nosotros más que nosotros mismos. Nada define mejor a una persona que aquello con lo que sueña.
Esos sueños no tienen fecha de caducidad: uno sueña, sueña, sueña hasta que ese sueño se hace realidad. Pero ¿qué es sueño? ¿Qué es realidad? ¿Por qué llamamos sueños a nuestros deseos? Porque en los sueños todo es posible.
Cuesta entenderlo, uno en los sueños puede hacer lo que desea…
Hay que encontrarle la vuelta, siempre hay una manera, estamos hechos de la misma materia que los sueños. Podemos hacer de nuestra realidad lo que soñamos. La realidad y los sueños son la misma cosa. Podemos cambiar, hacer y ser lo que queramos. Entender esto es tener medio camino ganado.
Sueños de amor, sueños de gloria, pequeños y grandes sueños, todo se puede alcanzar, solo se trata de encontrar el truco y recordar que la vida es un rato que tenemos para jugar, un rato para cumplir nuestros sueños, un rato antes de que se termine el juego.



miércoles, 26 de enero de 2011

-


Just smile.

- Tienes seis sonrisas.
+¿Qué?
- Que tienes seis sonrisas, ¿no lo sabías? Una es la que te sale cuando te ries porque algo te hace gracia de verdad y otra cuando sólo lo haces por cortesía. Una es para cuando te sientes incómoda y otra cuando te ríes de ti misma. Otra cuando algo te sorprende y otra cuando piensas en....
+ ¿En qué?
- En él.

;)

Para los gordos. Para los flacos. Para los altos. Para los bajos. Para los que ríen. Para los que lloran. Para los optimistas. Para los pesimistas. Para los que juegan. Para las familias. Para los reyes. Para los magos. Para los responsables. Para los comprometidos. Para los náufragos. Para los de allí. Para los de acá. Para los que trabajan. Para los románticos. Para los que se quieren. Para los que tienen mucho. Para los que tienen poco. Para los bronceados. Para los nudistas. Para los supersticiosos. Para los originales. Para los calculadores. Para los sencillos. Para los complejos. Para los que leen. Para los que viven. Para los astronautas. Para los payasos. Para los que viven solos. Para los que viven juntos. Para los que se enrollan. Para los que besan. Para los primeros. Para los últimos. Para los hombres. Para las mujeres. Para los niños. Para los ancianos. Para los precavidos. Para ella. Para los músicos. Para los transparentes. Para los que disfrutan. Para los fuertes. Para los débiles. Para los que se superan. Para los que participan. Para los que suman. Para los que no se callan. Para los que no hablan. Para los envidiosos. Para todos: felicidad.



El amor no existe, es un invento.

Es un sentimiento que te idiotiza, te vuelve imbécil y te hace sufrir, porque amor sin sufrimiento no existe... si quieres a alguien ya estás sufriendo, sufres por la posibilidad de no ser correspondido, o porque su duración sea limitada.
-Si, puedes sufrir, pero de la misma forma que sufres con otras cosas. El trabajo también te hace sufrir, la salud. Todo es alegría y sufrimiento. Yo creo que aunque se sufra siempre merece la pena enamorarse, quizá la duración no sea lo más importante... Vivir sin querer a nadie me parece vivir en balde... no tiene sentido.
-¿Y por qué las cosas tienen que tener un sentido? Siempre buscas algo en todo. No, yo no quiero enamorarme, ¿para qué? acaso el amor me va a hacer más feliz? Seguro que no. Una vez me enamoré hasta el punto de olvidarme de mí mismo y fui el ser más desgraciado. Qué gran error dejar de "ser" y pasar a "deber ser". No dormía, no comía y solo vivía por y para la otra persona. Y sabes, no me mereció la pena. Se fue y me dejó y me quedé solo recomponiendo mis pedazos. Y no sabes lo difícil que es dar forma a un puzzle vacío.
-Pero saliste adelante, siempre se sale... es algo que tenemos las personas de forma innata. Tendemos a sobrevivir y seguir hacia delante, pase lo que pase. Quizá tu buscabas un amor demasiado inmenso, demasiado sacrificado y el amor es más sencillo que todo eso. No consiste en dejar de ser, sino en ser mejor junto a la otra persona.
-Qué va. El amor verdadero es el que se controla. Ese que es sólo cariño. Es decir, quieres a la persona pero no más que a ti mismo.
-Osea hablas de una amistad con convivencia...
-Si, un cariño profundo, como el que sienten nuestros padres. No un amor pasional. La pasión muere siempre. El amor ideal es el cómplice, el leal y el fraternal. Sin pasión. La pasión lo destruye todo... No amar es la garantía del éxito en el amor... como te enamores dejarás de ser tu y si dejas de ser tu, ya estás perdido.


FRENESÍ.

Hoy era día de lluvia, lluvia intensa, lluvia que moja y cala hasta los huesos. Mas digo, no ha sido un día de lluvia cualquiera. Mientras la lluvia caía mi locura se desataba, dejaba mi mente a un lado para dar paso a los sentidos en su estado mas puro. El momento controlaba cada una de las estremidades de mi cuerpo, ni el mismísimo señor de las tinieblas amenazando con llevarse mi alma podría haberme separado por un momento de sus labios. El frío de la sala iba desapareciendo al tacto de las manos acariciando los cuerpos, en el énfasis desenfrenado de los besos, en las cortas distancias que se terciaban. El éxtasis corporal convertía nuestros cuerpos en esclavos del deseo, incapaces de detenerse y evitar que se apagase el fuego. Mis dedos deslizandose por su vientre, su cuerpo estremeciendose entre mis brazos, sintiendo asi todo el calor que desprendía su cuerpo. La mente, fuera de sí; el tiempo detenido esperando a nuestra vuelta a la cordura. Pero el tiempo no importaba, no transcurría, mas si transcurría no lo hacía para ambas bocas, sedientas la una de la otra. Y al finalizar la complicidad de una mirada, una sonrrisa, unos brazos los cuales aún te rodean.. Ambos cuerpos en reposo, mas los labios aun incesantes por besarse. Cada beso lento entre una sonrrisa y una mirada, podía llenar la sala de palabras las cuales no decíamos.
Era tal la sensación de felicidad que me habría quedado alli mirando su cara durante una eternidad.

Es lo que hay, cosas que pasan..

Recuerdo cuando era pequeña, que mi mayor problema era que habia suspendido un examen y tenia que llevar la nota a firmar a casa, que los mayores nervios que pasaba era antes de la actuacion de navidad, y la mayor desilusion cuando no me salia el juguete que queria en el huevo kinder. Ahora mi mayor problema es estar enamorada, los mayores nervios los paso cuando te veo, y mi mayor desilusion saber que ni siquieras me miras.

Inexplicable.

-Te quiero, no sé porqué, pero te quiero.
+ Lo dices con miedo.
- Lo tengo.
+ ¿No lo habías dicho nunca?
- Nunca lo había sentido.

AVX.


Podríamos tratar de olvidarnos, pero sabes que es imposible, que tú todavía te acuerdas de mi a veces. Quizás una lágrima mía te haría recapacitar sobre tus actos pero no lo creo, es más, ya lo he comprobado, tampoco lo necesito, no me hace falta tu piedad. Podríamos intentar hacer como si nada, pero sabes que para mí lo sigues siendo todo. Podríamos odiarnos, pero sé que nos haría mucho daño a los dos. Solo un poco más del que siento ahora. Es como si algo que hacía que todas las piezas encajaran se haya roto, como si los cimientos que habían formado parte de mi corazón se cayeran por arte de magia, tu el mago, claro está. Lo que necesito ahora mismo es un chute de adrenalina, hacer idioteces para olvidarte, no te quiero más. Miento, si que lo hago, como a nadie, pero no debería hacerlo. Por eso voy a salir, beber, soltar todas mis penas, llorar, saltar, reír como nunca, bailar bajo la lluvia, gritar, correr, ligar, cantar, y arrepentirme de estar con otros chicos, que pasan de mi, ejem... Voy a hacer todo lo que no he hecho nunca, como si fuera el fin del mundo. Sin miedo al que dirán, o al que pensarás tú. Voy a ser la persona más feliz del mundo, sí, por encima de ti. Y lo sé, lo voy a conseguir porque cada cosa que me propongo la cumplo, como cuando un día me propuse conseguir tu amor, y lo hice, te demostré de lo que soy capaz, aunque luego te perdiese. Te demostré que soy fuerte, mucho más fuerte que cualquier huracán. Y ahora voy a serlo, voy a arrasar con el mundo. Sé que puedo, sé que lo conseguiré. Que te vaya bien en tu vida, de maravilla, es más, te deseo lo mejor con tu pequeña puta. Pero tranquilo, no hace falta que tu me lo desees, me sobro y me basto yo sola para afrontar mi dolor, porque cojo un puñado de sonrisas y lo tumbo. 
Gracias, y hasta la próxima. Te quiere, no te quiere, te quiere, no, no te quiere, bueno, no sé: Tu ya no pequeña.

(Des) ilusiones.

Sí, puede que tal vez me haya cansado. Quizás me haya cansado de desilusiones, quizás de soñar despierta o de mirar el movil cinco veces cada vez que me despierto en mitad de la noche. Y quizás también me haya cansado de esconder mis sentimientos, de fingir que todo da igual, de hacer como que no te he visto cuando al mismo tiempo me vuelan mil mariposas en el estómago. Cansada de dar pasos equivocados, de odiarme a mí misma por no ser capaz de odiarte a ti, cansada de tumbarme en la cama en plena tarde de domingo mientras ahí fuera pasa la vida como si nada. Cansada de tantas cosas, que ya no recuerdo por qué cogí ese camino, por qué me ilusioné tantas veces como una cría, por qué no fui capaz de decirte aquel día que aunque no me hacías caso yo no iba a poder pasar de ti. Y ahora, que todo esto está pasando, todavía me pregunto por qué no soy capaz de cansarme de ti...

No voy a frenar mi mundo por ti.

¿Que tú pasas? YO MÁS.

martes, 25 de enero de 2011

Los reyes ignoran mis peticiones.. sigo sola.

Así eres.

En el fondo sientes como todo es una rueda que gira sin descanso. Como si el ciclo de la vida, de tu vida, se repitiese una y otra vez. Como si la edad, la experiencia, el miedo, las heridas, los sueños, lo que eres, lo que un día fuiste, lo que dejarás de ser mañana no te bastase para romper con esos ciclos. Porque tienes la sensación de que ese hilo grueso y transparente está más allá de lo razonable. De lo lógico. De lo común. De lo humano. De lo terrenal.
Renuevas la esperanza cada día. Le sacas brillo, la adornas con tu risa, con los sueños, la embelleces para que te deslumbre, para que te acune en sus cálidos brazos. Quisieras tener unas tijeras que rompieran el ciclo de tu vida, que pudieses empezar sin bagaje, como un día empezaste, con el alma al descubierto.
Pero nunca serás capaz de empezar de cero. Allá donde vayas irá tu historia personal. Por mucho que desees y necesites renovarte, cambiar, por mucho que te esfuerces en luchar contra tu naturaleza, contra tus recuerdos, contra pequeños pellizcos de dolor, por mucho que quieras que todo sea diferente aquí y ahora. No lo es, el presente es este, es el que te ha tocado en este instante, aunque trates de controlar la tristeza que te envenena a ratos, aunque rías, aunque sigas andando por el sendero que tú has elegido… no cambiará nada. Tú seguirás siendo tú allá donde vayas, seguirás portando las mismas cicatrices, la misma forma de ser, la misma voz, casi siempre dulce, la misma mirada risueña e inocente. Seguirás creyendo en tus sueños allá donde vayas. Seguirás sintiéndote torpe y frágil en muchas ocasiones. Seguirás necesitando silencio a veces, seguirás teniendo ese toque orgulloso, en ti permanecerán las ganas de sentir la soledad de vez en cuando, y seguirás sintiendo ese agujero en tu alma incompleta, ese agujero que lleva años ahí, vacío, a la espera de que aquel hilo haga su trabajado excepcionalmente y no a medias como siempre.
Te gustaría que un día tuvieses la certeza de que el ciclo de tu vida se va a romper. Que lo romperías. Que sería diferente. Que esta vez, es diferente. Pero, el fruto de tus miedos, de la incertidumbre, o quizá pura intuición te dice que el ciclo se volverá a repetir. Que tú seguirás siendo tú. Que no hay tijeras. Ni la esperanza brilla tanto como tú quieres que brille.
Aunque quizá sea que hoy escribes desde la melancolía y te falta que te susurren al oído “me gusta cómo eres”.



No estás, te echo de menos.

Me pierdo en mi mundo, se me escapan las lágrimas, lo echo de menos y en este día tan importante para mí no está, pesa aún más su ausencia.
Y me hincho a llorar. Porque me puede todo y me he desbordado. Porque no ha estado, porque lo he extrañado como nunca, porque sé que me hago daño, y me lo hace, y sé que no puedo seguir así. Esto no va conmigo. Esta situación no está hecha para mí, soy de rosa o negro, pero no de otros intermedios.
Esta mañana era más gris. Más triste. Más vacía. Esta mañana el corazón se me suicida y la razón vuelve al Reino en vida. He de hacerlo, necesito hacerlo, me duele hacerlo.
Lloro mientras escribo, escribo a corazón abierto, como únicamente sé escribir. Escribo mil reproches. Escribo sin pensar bien que escribo, dejándome llevar por el maldito huracán que me está asolando entera. Ruinas. Toda ruinas. Escribo sobre amor, sobre dignidad, sobre nosotros, sobre lo que necesito, aléjate de mí, le pido, querer algo y no poder tocarlo es terriblemente doloroso. Y así ha sido. En silencio. Sin una nota de agradecimiento, surgido del país del hielo, donde quizá estuvo siempre y no lo supe. Cierro la puerta de golpe, la cierro yo porque él no la iba a cerrar. Yo lo sé. Y mis deseos serán cumplidos.
Y así se acaba este capitulo de mi historia personal, donde no elegí yo el final, lo eligieron por mi.
Y vuelvo a mi vida, tratando de olvidar, que es lo lógico, ¿verdad? Con mi dignidad intacta, con todo dicho, y sin nada más que añadir, con el dolor arraigado en cada poro y en cada hueso. Con la esperanza solapada a mi chaqueta gris, porque sé que he aprendido al menos a sobrevivir.



Un fin sin principio.

He dado todo cuanto tenía y ya no me queda más que dar.
Juro que mil veces dije que no era posible, y esas mil veces me dijo que lo era hasta que un día volví a creer en él. En nosotros. En que era posible. Y acabamos algo que no ha empezado como siempre hemos acabado lo que no hemos podido empezar, con el corazón roto los dos.
Creo que él es cobarde y que yo soy una cretina. Creo que él debió dejarme ir y creo que yo debí ser más fuerte y no mantenerlo en mi vida, pero no me hacía a la idea de existir sin él. No quería, no podía, es a quien llevo en la sangre, en cada poro de la piel y maldita sea, lo llevo clavado en lo más profundo de mi alma. Jamás nadie entendió un amor tan jodidamente difícil y tan jodidamente maravilloso. Creo que tampoco nosotros tuvimos realmente conciencia de lo grande que era, era demasiado grande para que pudiésemos manejarlo. No supimos hacerlo y maltratamos el sentimiento más grande y bonito que he sentido nunca. Ni entras, ni sales de mi vida, le dije aquel día. El me preguntó si quería que saliese y le dije que no. que no quería que saliese de mi vida. Aquel día fue uno de los momentos más felices que recuerdo en los últimos años. La felicidad, en su máxima amplitud. Joder, si hubiese podido detener el tiempo aquel día para permanecer abrazada a él toda mi existencia lo hubiese hecho. Y sé que si yo no fuese tan cretina ni él tan cobarde podría ser. Creo que hemos desperdiciado la vida que debimos tener y no tuvimos ni tendremos. Creo que le faltaron cojones para vivirme y creo que a mi me faltaron cojones para dejarme vivir. Hubiese dado cualquier cosa para que entrase de mi vida y no se fuese nunca. Hubiese luchado hasta mi último aliento para vivir esa vida que siempre soñamos vivir. Y no debería ser este el final, debería ser distinto, deberíamos al menos haber tenido la oportunidad de vivirnos el uno al otro. Deberíamos haber luchado más y mejor para intentarlo al menos. Pero ni siquiera lo hemos intentado. Y ya hemos perdido antes de haber empezado.
Porque no quieres dejarme ir al igual que yo no quiero dejarte ir a ti. Sólo de pensar que no volveré a escuchar tu voz me muero otro poco, más si cabe. Sólo de pensar que algún día me olvidarás me enferma, y pensar que no volveré a sentir lo que siento por ti me hace más daño que el mismísimo adiós. Pero si no tenemos el suficiente valor para luchar por estar juntos, es mejor terminar con esto para siempre, por pura supervivencia, vive tu vida a medias y déjame la mitad que me corresponde.
Si no puedo vivir una vida contigo, la verdad es que no la quiero, y ojala quisieras estar conmigo como yo quiero estar contigo, pero trataré de ser feliz sin ti. Te lo prometo.


Bailemos bajo la lluvia.

Un día más, fingo una sonrisa aunque sea por ellas, por mis amigas o por mi familia, porque crean que mi vida es completamente perfecta y que no me falta de nada.
Pero me falta algo. Algo muy importante. Algo que todos necesitamos. Algo que nos llena por dentro y nos hace sentir como si todo fuera de color rosa, como si todos los problemas de repente desaparecieran y se fueran por donde han venido, como si incluso un dia lluvioso es el día mas hermoso. Me falta eso que nos hace llorar y reir a la vez. Eso que todos hemos querido, tenido, perdido, añorado, envidiado, deseado. Eso que hace que quieras gritar de repente que eres la chica más feliz del mundo. Eso que nos hace sentir mariposas en el estomago aunque no literalmente, obvio. Eso que nos hace pensar todo el dia en una personita que es tan especial que con una mirada te lo da todo. Una mirada, no pido más para ser feliz. Quiero volver a despertarme por las mañanas y sonreir como lo hacia antes. Quiero volver a sentirme querida. Quiero volver a bailar en la lluvia y no sentirme como una idiota. Volver a sentirme unica. Volver a escuchar una cancion que a ambos nos gusta y recordar cada segundo que hemos pasado juntos como si fuera una pelicula. Volver a sentir que alguien me mira y piensa en mi. Volver a hacer castillos en el aire y no sentir que digo tonterias. Pero quiero hacer todo a tu lado.


Cuentos de hadas.

El había una vez nos introduce en la historia, es la puerta de entrada a la historia; entramos, había una vez, hola que tal estoy en la historia ¿verdad? Pero después del había una vez siempre viene algo ¿verdad? Pero un día tal cosa. Ese pero un día es la parte más importante de la historia ¿verdad? ¿Por qué? Porque ese pero un día desencadena todo lo que va a pasar.
Ejemplo: había una vez una pareja que estaba más o menos, más tirando a menos que a más, pero un día ella conoce a alguien y todo cambia… a partir de ahí es otra historia.
También puede ser otro ejemplo: había una vez una pareja que estaba bien, pero un día algo pasa y todo cambia. Y ese algo pasa puede ser cualquier cosa, un accidente, una sorpresa…un sueño. Un simple sueño y todo cambia.
Pero puede ser otra cosa, otra historia: había una vez una pareja que se había terminado, pero un día ella lo ve a el con otra y de pronto renacen todos sus sentimientos.
Pero bueno, hoy vimos “pero un día”, reflexionen sobre esto, reflexionen porque es un arma muy poderosa, porque es lo que desencadena el conflicto, y del conflicto viven los guionistas ¿si? “Pero un día”, lo que nosotros técnicamente llamamos factor desencadenante.
El factor desencadenante es el motor de la historia, sin el, la historia no avanza; el factor desencadenante moviliza a los personajes, los hace tomar decisiones; el factor desencadenante los confunde, los hace equivocarse; el factor desencadenante hace que los personajes entren en conflicto. Y del conflicto viven los personajes, porque el conflicto es lo que los hace avanzar, equivocarse, crecer… El factor desencadenante tiene efecto dominó… se sabe donde empieza, pero no dónde termina.

- No puede ser el mismo que ahora veo.. con su sonrisa me ilumina el sol.
+ Como ha cambiado aquel patito feo, ahora es un cisne lleno de candor.
- Por fin te vuelvo a ver..
+ Quien iba a suponer
= que estaba en un error..

I'm nothing without them.

Un clavo saca a otro clavo. Típica expresion. Más bien, mítica expresión que todo el mundo usa de consuelo cuando, por alguna ridícula razón estás totalmente pillada, enamorada, encaprichada o como quieras llamarlo por él. Sí, él, un chico, un pibe, un tío, un hombre, llámalo como quieras, el caso es que hay algo en él que hace que te pierdas, que te dé una puta sensación en el estómago cada vez que te da un abrazo, un beso, cada vez que te sonríe, que te dice que te quiere, cada vez que te roza, cada momento juntos. Cuando ves que todo progresa perfectamente, ocurre. Si, todo se rompe, se cae, se va al pique todos tus planes, todos esos besos, esas palabras, todo queda atrás, en el aire. Intentas no llorar, intentas seguir tu vida, siendo feliz, sonriendo sin darte cuenta de que es imposible joder. Que le necesitas a él. Y cuando pasa esto, ¿qué te dicen tus amigos o conocidos? Tía, pasa de él. Es un niñato inmaduro que no te merece, vales mucho más que él, ve a por otro, búscate algo mejor rápido porque sino sí que te va a joder. ¿Y qué dices tú? Ya, pero es que es mi niñato, mi inmaduro, mi imbécil, que aunque no me merezca le quiero, que aunque valga mucho mas que él, él para mi vale el mundo, no quiero ir a por otro, ¿no os queda claro que quiero volver a conseguirle? No, eso nunca queda claro, nunca nadie te entiende, entonces, tú, como chica inocente, intentas buscar a otra persona que te llene al menos la mitad que el anterior. Le encuentras o al menos eso crees, aunque sea un caprichito, empieza a ocupar algo en tu vida, no imprenscindible pero tampoco prescindible, es algo pequeño pero grande en tu vida. Objetivo conseguido. Un clavo saco al otro, ¿pero que ocurrió ahora? Que ese mismo clavo que espanto al otro, se ha clavado en tu vida. Y vuelves a lo mismo, a estar jodida, ¿y ahora que? ¿Otro clavo saca al otro clavo que saco al primero? Una mierda. Esa porquería de consejo NO SIRVE. Vivamos en un mundo realista en el que, cuando quieres a alguien, le quieres por encima de todo sin importarte el resto, sin importarte el dolor. No empecemos a meter clavos en nuestra vida que sabemos que luego no podremos sacar, y si les sacamos, dejaran un agujero muy grande dentro. ¿A qué coño jugamos? Nadie nos hace daño, nos hacemos daño nosotros mismos por culpa de nuestras decisiones, ideas, consejos, influencias o lo que sea. Los que nos jodemos la vida somos nosotros, luego, gente secundaria te la REjode.Pero, hey, ¡no nos olvidemos de esa gente que te la alegra y que sabes, que si hace falta, sacaran miles de putos clavos en tu vida, sin importar lo que tarden o lo que pinchen!

Es duro pensar que aveces el amor no es correspondido, pero no dudo que luchar es lo debido.

Hay momentos en que las personas se equivocan, momentos en los que necesitas desahogarte y sueltas lo primero que se te pasa por la cabeza, momentos en que lo único que quieras es gritar, correr y decir todo lo que estas pensando en ese momento, momentos en los que dudas ante todo, momentos en los que tomar decisiones se hacen cansinos,aburridos y dolorosos, momentos en los que no haces otra cosa mas que pensar en él, momentos en los que te pregunta todo el mundo que te pasa y tu sabiendo que estas peor que nunca contestas con un ' estoy bien, que me va pasar ', momentos en los que no sabes que hacer, momentos en los que no sabes que decir cuando estas delante de él, momentos de agobio, de tristeza, de soledad, momentos en los que quieres estar sola, momentos en los que necesitas derramar alguna lágrima que otra, momentos en los que te pones nerviosa, momentos en los que el tiempo se te hace eterno, momentos de tensión en los cuales ellas ( tus amigas ) son las únicas que te pueden ayudar, momentos en los que estas tan desesperada que piensas cosas que nunca deberías haber pensado, momentos en que te sientes estúpida, inútil y absurda, momentos en los que solo él te puede animar el día / la tarde, momentos en los que solo tú puedes luchar, momentos en los que la valentía te hace falta, momentos en los que piensas y dices ' lo voy hacer ' pero la vergüenza sigue en ti, momentos en los que la vergüenza hay que dejarla en casa ...
Y todo esto, todo esto es lo que se me pasa a mí por la cabeza , todo esto es lo que estoy pensando en estos momentos, pensando en él(algo muy habitual), al igual que pienso que no lo volveré a conseguir nunca, que nunca conseguiré estar a su lado, que nunca conseguiré darle la mano siempre que quiera, abrazarlo cuando se sienta triste/solo, animarlo cuando pase malos ratos.
Nunca pensé que fuera él, nunca pensé que seria él el que estaría en mis pensamientos en estos momentos, nunca pensé que el fuera la mayoría de mis sueños, nunca pensé que significaría tanto para mí, nunca pensé que lo llegaría a querer tanto, pero lo quiero, lo quiero más que a nada en estos momentos. Él era el mítico hombre normal( porque no era especial, era normal) al que no le encontraba nada que me atrajera, nada en lo que yo me pudiera fijar. A lo mejor es verdad eso que dicen de que : El amor, llega de repente. De un día para otro, de un mes a otro, en un trimestre, ya tenia demasiadas cosas que me atraían: su manera de ser, su manera de andar, sus gestos, sus miradas, sus cosas de niño. Lo es todo para mí. Y aunque me aparten de el, aseguro que lucharé, porque le quiero más que a nada.

-

Pensamos que es imposible que haya alguien más capullo, pero siempre aparece alguien que nos sorprende. Nosotras les decimos de la A a la Z y ellos de la Z a la A, y nos encontramos en la N en el momento menos oportuno, cuando decidimos mandar todo a donde no está escrito. En ese momento retrocedemos de nuestro progreso que tanto nos ha costado y vuelta a empezar. Sonrisa tonta, embobamiento anormal y centralización de las cosas. Pasamos momentos divertidos, dice algo que incomoda y volvemos al final del proceso, pero nos quedamos a las puertas del olvido. Porque vuelve. Para colmo, volvemos a caer. En fin, no es que nosotras seamos tontas sino vosotros sois unos cabrones sin escrúpulos que no reparan en sentimientos. Pero aún así, siempre me han dicho que no debo llorar, que debo ser fuerte, que debo enfrentar lo que me viene y que debo mostrar una sonrisa cada día,no digamos tonterías, somos personas, lloramos cuando algo nos duele muy hondo y nos sentimos lastimados, tenemos miedos, miedo a perder a la gente que queremos, miedo a lo diferente, a lo desconocido, miedo al futuro, debilidades a insultos y a las críticas,y sí, aunque en ocasiones aparente que estoy muy contenta, que nada me preocupa y que todo me da igual; las cosas me afectan, sí, lloro si me hacen daño, le temo a muchas cosas y si me das en mi punto débil me derrumbo,aprende a ver que no soy de piedra.
¿Quién dijo que los tíos eran todos iguales? NO, cada uno es un mierda a su manera.

Conmigo quien quiera, contra mi.. ;)

Un enemigo es y será para toda la vida, yo no me refiero a el típico ex-amigo que se rie de ti, no.. Yo me estoy refiriendo a personas que te hacen sufrir y que les gusta, pero tu no vas a ser menos y todas absolutamente todas las devuelves, o al menos eso tendrías que hacer. ''La violencia no resuelve nada'' cierto, puede que no, pero es sabroso ver como tu contrincante se derrumba ante tus ojos y cuando te demuestra todo su odio hacia tí, tu le respondes con una sonrisa cual mensaje subliminal sería algo así como: Para chula, yo, con dos cojones. Y es una satisfacción de lo más gratificante, has ganado una batalla, lo sabes, y estas orgullosa de ti misma. Durante toda tu vida la relación con esa persona será así, en algunas ocasiones serás tu la que pierda, pero tendrás un mejor plan para la siguiente emboscada. Sabeis perfectamente que podrías parar a hablarlo, a buscar la raíz de todo, pero esto resulta mucho más divertido. Y tiene pinta de que así sea siempre.

AVX.

Alguna vez, el fantasma del pasado se posará en mi cama. Y será igual, pero tan diferente que quizá ya no lo reconozca.
Alguna vez, miraré hacía atrás, con esa curiosidad que da el avanzar por la senda que es la vida, y no recordaré ese dolor fuerte y brutal. Recordaré el hecho de que dolió, pero nunca volveré a sentir ese dolor golpeándome dentro sin descanso. No por él. Ni por nadie. Será otro dolor, con otro sueño, pero no suyo.
Alguna vez, hablaremos, y sentiré que la magia emigró de mi corazón un día, sin saber exactamente que día dejé de sentir ese calor en su voz para tornarse fría y casi desconocida. Y me preguntará que tal, y le responderé que bien, siendo enemigos de un sentimiento que voló hará ya mucho tiempo.
Alguna vez, recordaré el sabor de su boca, como de casualidad, un fugaz destello en lo que será la vida que viviré sin él. Y no recordaré lo que añoraba sentir sus labios posarse en los míos, ni como era besarlo. No recordaré nada de eso, se esfumará con la lluvia, como el llanto, como el desgarro que lleva su ausencia a mi lado postrada, compañera infatigable de desvelos, de sueños que se rompieron.
Alguna vez, olvidaré el sentimiento. Lo que me hizo sentir. Algunos recuerdos permanecerán en algún cajón polvoriento de la memoria, y alguna vez, sin querer, me acordaré de él. Y no será nítido. Ni preciso. Ni sentiré que perdí nada. Mi corazón quedará resignado, cualquier día, sin que yo me entere. Sin que me avise de que el amor se cuela por las rendijas del olvido… y dejaré de añorarlo, y no lo sentiré clavado como un cristal que duele y no puede ser quitado.
Alguna vez, la vida pasará de soslayo, me guiñará el ojo, y no sentiré un temblor cuando me mire, porque su mirada no me dirá nada, ni veré en sus ojos ningún sueño, ni los míos brillarán con su presencia, seremos dos extraños más en esta ciudad.
Alguna vez, seremos extraños, extraños que se conocieron en un trozo de camino, que se bifurcó, y estaremos lejos, el uno del otro, y nunca volveré a sentir el corazón latirme deprisa con ese sentimiento que una vez me llevó a su vida.
Tan lejos que nos habremos convertido en extraños. Extraños de lo que un día vivimos, lejanos de lo que un día sentimos. Tan extraños que da miedo ahora pensarlo.
Es el paso del tiempo en un corazón abocado al delirio. Al esfuerzo de olvidar sin más remedio que el olvido. Sin más enfermedad que el sentir y el sobrevivir a lunas que traicionan, a soles que no llegan, a estrellas que se perdieron en alguna de las noches en las que pensé en él y se apagó el cielo.
La vida me aprieta. Me aprieta la soga de un amor condolido, exhausto, perdido, rendido. Una soga que alguna vez fueron alas. Porque es así el inexorable paso del tiempo. Es cierto que lo quiero, tan cierto como que un día lo olvidaré.
Y guardaré un cariño, ajeno al dolor que un día sentí – que siento- que dejaré de sentir. Y no suspiraré de vez en cuando, al recordar algo que vivimos juntos. No miraré sus fotos. No extrañaré aquellas imágenes donde nos abrazábamos ajenos a un futuro que se tornó presente en aquel septiembre de 2007.
Será todo como un sueño. Como algo que no viví yo, aunque lo haya vivido.
Es la grandeza de la vida.
Y seremos extraños en una ciudad gris con mar, donde nos quisimos. Fuimos felices. Lloré y reí. Fui tan feliz como infeliz. Soñé tanto como desperté. Volé y caí…. Y los dos naufragamos en el mar de los sentimientos perdidos, donde alguna vez, sin querer, nos volveremos a reencontrar.

DIEZ22.

+ ¿Qué haces cuando alguien que quieres te decepciona? Jode de verdad ¿eh?
-
Debes dejar de quererlo.
+
¿Es eso posible?
-
No. Creo que no.

Y ella es una de esas personas.

Cuando dejas de luchar por todo lo que tienes a tu alrededor es cuando todo se viene abajo. Dejas de creer en todo aquello que creias importante, todo pierde su sentido. ¿Donde están las personas que siempre han estado a mi lado? Pasa el tiempo y te das cuenta de que muy poca gente son de verdad, de que muy poca gente son los que siempre estarán contigo.

Solo quien te quiere permanecerá a tu lado siempre.


Me han mentido tantas veces que ya no diferencio la verdad entre palabras que se van y vienen. Son las sonrisas escondidas en aquella caja de cristal aquellas que resumian los días consumidos en tus labios y la ausencia de los latidos que provocan una muerte dulce los sueños. Hoy van mucho más allá del arco iris y no te encuentran reclaman en en silencio tu nombre y gritan sálvame y es que quizás puede que todo tenga un principio y un final puede que al final no sirva de nada luchar puede que un día despertemos y al abrir los ojos el dolor no exista. La vida cambia y con ella todo mantenerse como siempre es lo díficil por que puedes tener todo y no tener nada, aprende a diferenciar lo realmente importante a lo largo de la vida, ya sabéis, tus AMIGOS, y en este caso, ella, María, porque total, las victorias y las caidas van y vienen.